Trozo de verdad - Focus Febrero

satyam brūyāt priyam brūyāt na brūyāt satyam apriyam priyam anritam na brūyāt 
esha dharmah sanātanah

“Este verso en sánscrito proviene de Manusmriti 4: 138 y resume el quid de la filosofía perenne o sanātana dharma. Se traduce como: "Diga lo que es verdad, diga lo que es dulce, pero no diga lo que es verdad pero que no sea dulce, ni diga lo que es dulce pero no verdad, esto es sabiduría". Como yoguis, sabemos que cuando usamos nuestro discurso para hablar palabras amables y positivas, creamos una realidad amable y positiva. Las palabras violentas, desagradables y despectivas son destructivas. Las palabras tienen poder.”

*Sharon Gannon*

IMG_9056.jpg

En estos tiempos temerosos, las personas están preocupadas por estar en un mundo post-verdad. Los hechos y la ficción ahora están entremezclados, sí, sin embargo, aquí hay una verificación de la realidad: incluso la llamada Verdad que creemos es de alguna manera absoluta, basada en evidencia, corroborada por otras personas, o cuando se publica en un periódico de buena reputacion, es lejos de la imagen completa. Muchos de nosotros podemos sentir profundamente dentro de nosotros que a pesar de que la información está verificada, aún no captura la realidad completa. Todos estamos sujetos a una sensación intuitiva de que tal vez no nos tomemos en serio diariamente, pero surge todo el tiempo.

¿Es amable, es verdad, es necesario?

De acuerdo con los neurocientíficos, el cerebro hace cosas y llena los huecos cuando somos testigos de un evento. Aparentemente, es una estrategia evolutiva útil para encontrar atajos y ahorrar energía mental. Para conservar los recursos, el cerebro toma un enfoque perezoso. Si esa persona suena así, debe haber sido eso. Estamos tan seguros de que juramos haber visto a esa persona y hasta podemos verla en una fila de testigos. Imagina las consecuencias si nos equivocamos. Hemos evolucionado hasta convertirse en miserables cognitivos. El término cognitivo fue introducido por primera vez por Susan Fiske y Shelley Taylor en 1984 [1].

Nuestra tesis aquí es que incluso los hechos y el recuerdo de nuestra propia experiencia directa es probable que sea profundamente defectuoso y en realidad es solo una de las muchas versiones de la verdadera realidad. Sabemos de varios experimentos en los que, bajo ciertas circunstancias, las personas bienintencionadas, inteligentes, veraces y racionales presentan las observaciones más erróneas basadas en lo que escucharon o de lo que estaban tan seguros. Este tema ha sido estudiado por científicos cognitivos, filósofos y economistas del comportamiento. Los conceptos de sesgo, sesgo implícito y otros factores a los que estamos sujetos, son bastante fascinantes. Mira una de tus películas favoritas por segunda vez y observa cuánto te perdiste la primera vez.

Todos hemos pasado años y mucho esfuerzo pintando una imagen bien hecha de nosotros mismos que pueda que no sea completamente verdadera o necesaria. Pensamos que todos lo creen porque trabajamos mucho en ello. "¡Wow, trabajamos mucho, debe ser cierto!" Bueno, nuestros amables y compasivos amigos no quieren herir nuestros sentimientos, entonces siguen aceptándolo. Revisando las bases de este engaño es una parte importante de la búsqueda del autoconocimiento.
¿Cuántas veces has escuchado a la gente decir: "Sé tú mismo, tu verdadero y autentico ser"?

Entonces, ¿cuál es la verdad? ¿Hay tal cosa? Algunos dicen que hay muchos tipos de verdad, descritos inteligentemente por los expertos: verdad subjetiva, verdad objetiva, verdad basada en la teoría de la relatividad, mi verdad, tu verdad, etc. Muchas variaciones y ángulos de verdad existen en el mundo. Entonces, ¿de qué podemos estar seguros, dada la incertidumbre que rodea los hechos, la ficción y la percepción?

Los yoguis antiguos tienen esta explicación:

Trikāla Abādhyam Iti Satyam

La verdad es algo que no se ve afectado por las tres fases del tiempo; pasado, presente, futuro.
Satyam es la verdad. Nunca se ve afectada ni molestada por el tiempo ni el espacio. El pasado, presente y futuro denotan un paso lineal del tiempo. Lo inmutable, el elemento inmutable de quienes somos es la única Verdad. El resto es ruido. Ubicamos nuestros pensamientos, percepciones y nuestras observaciones limitadas en el tiempo y espacio- son importantes, nos dan una idea de quién, cuándo y dónde estamos. Sin embargo, tiene un valor limitado en el gran esquema, ya que perseguimos la liberación y nos esforzamos por comprender el verdadero si mismo. Examina, cómo la mayoría de las cosas en la vida cambian, y están cambiando todo el tiempo. Las estaciones, las personas que nos rodean, nuestras percepciones, nuestros gustos y aversiones, nuestras preferencias y lo que deseamos, cambian a medida que avanzamos a través de las vidas que experimentamos. Las cosas que nos emocionaron en nuestros días de juventud ya no producen el mismo efecto. ¿Que pasó?
Las cosas cambian a nuestro alrededor, nuestros sentimientos y deseos cambian. Sin embargo, hay algo que podemos señalar: nuestro ser mismo real, que no ha cambiado. Nuestro sentido del yo, en el nivel de conciencia, se mantuvo igual cuando adquirimos la cognición y la memoria por primera vez, quizás cuando teníamos dos o tres años, ese sentido nunca cambia realmente. Probablemente sea lo más cerca que podamos de alcanzar una verdad absoluta dentro del marco de la mente y el cuerpo.
Aprovechar ese sentido del ser mismo ayuda y da a muchas personas un sentimiento de calma y paz.

[1] Fiske, Susan T.; Taylor, Shelley E. (1991) [1984]. Social cognition (2nd ed.). New York, NY, McGraw-Hill